lunes, 22 de diciembre de 2014

Ministerio de Salud Recomendaciones para la manipulacion segura de alimentos durante las fiestas - Epidemiologiaescobar

Salud brinda recomendaciones para la manipulación segura de alimentos durante las fiestas 

Para evitar enfermedades derivadas del incorrecto manejo de la comida, la cartera sanitaria nacional recuerda una serie de medidas para el correcto manejo y traslado de alimentos con el fin de evitar enfermedades como el síndrome urémico hemolítico y la salmonella.

Las fiestas que se aproximan son celebraciones en las que se comparten alimentos entre familiares y amigos. Para que los festejos sean plenos y sin complicaciones, el Ministerio de Salud de la Nación recuerda algunos consejos para el correcto traslado y conservación de los alimentos a fin de evitar la proliferación de bacterias peligrosas para la salud que pueden causar enfermedades.
"Tener unas felices fiestas también depende de la calidad y la cantidad de los alimentos que vayamos a consumir, por lo cual es muy importante conservar y trasladar convenientemente la comida, así como guardar moderación en la mesa para no comer ni beber en exceso para no afectar la salud", explicó Juan Manzur, titular de la cartera sanitaria nacional.
Una ETA se produce cuando se consumen alimentos o se bebe agua con contaminantes peligrosos en cantidades suficientes para afectar la salud. Algunos síntomas son  diarrea, vómitos o dolores semejantes a los de una gripe, los que pueden comenzar desde unas horas hasta unos días después de ingerir el alimento o agua contaminada.
Estos síntomas varían en función de la cantidad de bacterias o de toxinas presentes en el alimento; de la cantidad de alimento consumido y del estado de salud de la persona. Para las personas sanas, la mayoría de las ETA son enfermedades que sólo duran un par de días y no presentan complicaciones pero para las personas más susceptibles como los niños, los ancianos, las mujeres embarazadas y los que padecen otras patologías pueden ser más severas, dejar secuelas o incluso provocar la muerte.
El síndrome urémico hemolítico es una de estas patologías. Causado por un tipo de la familia de bacterias Escherichia coli, produce diarrea con sangre que en el 10 por ciento de los casos puede complicarse y desarrollar insuficiencia renal aguda en niños y trastornos de coagulación en adultos. Las Salmonellas son otro grupo de bacterias resistentes a la congelación pero no al calor que pueden causar diarreas en humanos .
Para evitar estás y otras patologías asociadas a los alimentos, el Ministerio de Salud de la Nación a través de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), ofrece a la población una serie de recomendaciones para prevenir este tipo de afecciones que consisten en poner en práctica medidas básicas sobre higiene y manipulación de alimentos.

Durante las compras:

• Comience con los productos envasados y deje para el final los perecederos como carnes, aves, pescados o productos lácteos.
•  Al elegir el establecimiento tenga en cuenta el orden y limpieza de las instalaciones; la temperatura de las heladeras (menor a 5ºC en el caso de refrigeradores y de -18ºC en freezers) y que los equipos no estén sobrecargados ya que así no enfrían de manera adecuada.
• Si compra carne picada, prefiera la que fue procesada en el momento y consúmala de inmediato. Este producto se alterará más rápidamente que una pieza de carne entera.
• Controle las fechas de vencimiento de todos los productos. No compre alimentos sin fecha, marca o números de registro, ni aquellos cuyo envase se encuentre en malas condiciones.
• No compre alimentos preparados que se exhiban a temperatura ambiente.
• No permita que le expendan el pan sin guantes o luego de haber manipulado dinero.
• No compre huevos que tengan su cáscara rota o sucia.
• Los productos como las carnes, aves y pescados deben guardarse en bolsas, separados de otros alimentos, para evitar que los jugos de los mismos puedan contaminarlos.
• Si solicita el envío de mercadería a domicilio, asegúrese de que los productos perecederos permanezcan el menor tiempo posible a temperatura ambiente.
• Separe los alimentos de acuerdo a su tipo. Tenga presente que los jugos de algunos productos pueden contaminar a otros (separar las carnes crudas de los productos listos para consumir y las verduras). No poner en la misma bolsa artículos de limpieza con alimentos.
• Si durante la compra desiste de llevar algún producto perecedero que ya había seleccionado, devuélvalo al correspondiente refrigerador para evitar que se corte la cadena de frío.

Al manipular alimentos

• No mezcle alimentos crudos y cocidos. Guarde en heladera y tapados aquellos alimentos que no van a ser sometidos al calor antes de ser ingeridos. De esta forma, prevendrá posibles contaminaciones con otros productos.
• Lave las verduras y las frutas antes de ubicarlas en la heladera. Proceda de la misma forma con los envases de bebida.
• Al abrir una lata de conserva, transfiera todo el contenido a un envase de vidrio o de plástico. Nunca conserve el excedente en la lata.
• Conserve los huevos en la heladera y en su envase original, separados de otros alimentos listos para ser consumidos.
• Evite la contaminación cruzada, utilizando distintos utensilios para manipular los alimentos crudos y los cocidos.
• No vuelva a congelar un alimento que ya fue descongelado, pues ello favorece la contaminación con microorganismos. Descongele el producto en la heladera y no a temperatura ambiente, ni lo aproxime a una fuente de calor o bajo el chorro de la canilla.
• Los preparados que contengan huevo crudo y las mezclas para preparar panqueques no deberán conservarse más de 24 horas.
• No cocine verduras sin haberlas lavado previamente: la cocción puede destruir la contaminación microbiana presente pero no los contaminantes químicos (pesticidas, fertilizantes).
• Si no posee agua de red controlada, hiérvala antes de usarla pero no en forma prolongada. El calentamiento eliminará, por un lado, los microorganismos presentes, pero también concentrará algunas sales que podrían resultar dañinas para la salud.
• No descongelar los alimentos a temperatura ambiente, ya que pueden multiplicarse las bacterias. Hacerlo en la heladera, microondas (si se los va a cocinar inmediatamente), o como parte de la cocción.

Al cocinar los alimentos

La cocción completa se logra cuando alcanzan una temperatura interna superior a los 70º C. Si no se posee un termómetro para alimentos debe :
• Cocinar las carnes y comidas que llevan carne picada o trozada hasta que no queden partes rojas o rosadas en su interior.
• Cocinar los huevos hasta que la clara y la yema estén firmes. Evitar recetas que lleven huevos crudos.
• Cocinar el pescado hasta que esté opaco y se desmenuce fácilmente con el tenedor.
• Los rellenos deben colocarse inmediatamente después de prepararse en refrigeración o en un horno precalentado, a no menos de 68 ºC.

Al momento de comer

• Cuando sirva la mesa durante estas fiestas mantenga la temperatura de los alimentos, sin son calientes, calientes y fríos, los fríos. Las bacterias crecen entre los 5ºC y los 60ºC, por lo tanto la comida debe permanecer el menor tiempo posible a temperatura ambiente.
• No dejar alimentos cocidos y/o perecederos a temperatura ambiente durante más de 2 horas. Mantenerlos refrigerados hasta el momento de servirlos
• Para asegurarse que la temperatura de conservación sea correcta, verificar que la heladera este a 5ºC o menos, y el freezer a -18ºC.
• Si se trasladan alimentos de un domicilio a otro, asegurarse de que no permanezcan más de 2 horas a temperatura ambiente y que estén tapados.
• Las sobras no deben guardarse en el refrigerador durante más de tres días y no deben recalentarse más de una vez.
• En lugar de servir la comida en una fuente grande, es preferible colocar los alimentos en varias pequeñas para evitar que permanezcan mucho tiempo a temperatura ambiente.

martes, 16 de diciembre de 2014

Pulseras repelentes - Epidemiologiaescobar

ACERCA DEL USO DE LA PULSERA REPELENTE
Durante la primavera y el verano aumenta la proliferación de insectos, cuyas picaduras pueden generar molestias o irritación y, eventualmente, transmitir enfermedades, ya que muchas especies pueden ser vectores transmisores de virus o parásitos.
Para ahuyentar los mosquitos y evitar las picaduras se suele recurrir al uso dediversos productos repelentes. Los repelentes, ya sean de uso ambiental opersonal, están regulados por la ANMAT.
Desde el 2009, a partir de la epidemia generada por el mosquito Aedes Aegypti, seextendió el uso de los brazaletes de silicona conocidos como “pulsera repelente”.
Estas pulseras se colocan en las muñecas o tobillos y llevan impregnado aceite de origen vegetal de citronella o eucaliptus, que funciona como repelente natural.
Acerca de este producto, que se encuentra registrado ante la ANMAT como cosmético, cabe mencionar que:
• No previene el dengue ni ninguna otra enfermedad, ya que los productoscosméticos no poseen acción preventiva ni terapéutica.
• No posee una acción específica sobre un tipo de insecto en particular.
• Tienen una eficacia limitada porque sólo protegen localmente la zona próxima a su ubicación. Por lo tanto, si se realiza actividad física al aire libre y el nivel de exposición a los insectos es alto, es necesario utilizar un repelente que proteja todo el cuerpo.
• Para mayor información acerca de este tema, se sugiere consultar lasrecomendaciones para el uso de repelentes:http://www.anmat.gov.ar/Domisanitarios/repelentes.pdf

HANTAVIRUS PREVENCION - Epidemiologiaescobar

¿Qué es?
El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta. Los ratones de campo (principalmente los colilargos) lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.
¿Cómo se transmite?
  • Por inhalación: Es la más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.
  • Por contacto directo: Al tocar roedores vivos o muertos o las heces o la orina de estos roedores
  • Por mordeduras: Al ser mordidos por roedores.
¿Cuáles son los síntomas?
Los síntomas se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, y a veces dolor abdominal y diarrea. Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse.
¿Cómo es el tratamiento?
No existe tratamiento específico. Tratamiento de sostén del caso, que deberá ser asistido en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria.
¿Cómo puede prevenirse?
Evitar la convivencia con roedores y el contacto con sus secreciones:
  • Evitar que los roedores entren o hagan nidos en las viviendas
  • Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías, mantener la higiene con agua y lavandina, colocar huertas y leña a más de 30 mts de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 mts alrededor del domicilio.
  • Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones). Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo antes de ingresar.
  • Realizar la limpieza (pisos, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada diez de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.
  • Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.
  • Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.
  • Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.

martes, 25 de noviembre de 2014

Ministerio de salud de la nacion advierte sobre el uso de la pulsera repelente - Epidemioescobar



El Ministerio de Salud de la Nación, a través de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), advierte a la población sobre el uso de la llamada "pulsera repelente" para ahuyentar insectos y evitar picaduras, ya que está registrada ante la mencionada administración como un cosmético, por lo que "no posee acción preventiva, ni terapéutica", como así tampoco "previene el dengue ni ninguna otra enfermedad", informó la ANMAT.
Además la mencionada pulsera no posee una acción específica sobre un tipo de insecto en particular y tiene una eficacia limitada porque sólo protege localmente la zona próxima a su ubicación. Por lo tanto, si se realiza actividad física al aire libre y el nivel de exposición a los insectos es alto, es necesario utilizar un repelente que proteja todo el cuerpo.
Desde el año 2009, a partir de la epidemia de dengue, se extendió el uso de los brazaletes de silicona conocidos como "pulsera repelente". Estos productos se colocan en las muñecas o tobillos y llevan impregnado aceite de origen vegetal de citronella o eucaliptus, que funciona como repelente natural.
Los repelentes tanto de uso ambiental como personal, están regulados por la ANMAT.
Durante la primavera y el verano aumenta la proliferación de insectos, cuyas picaduras pueden generar molestias o irritación y, eventualmente, transmitir enfermedades, ya que muchas especies pueden ser vectores transmisores de virus o parásitos. El dengue se transmite a través del mosquito Aedes aegypti infectado con el virus.


CALENDARIO DE VACUNACION PCIA. BUENOS AIRES - Epidemioescobar


ENFERMEDAD POR VIRUS EBOLA - Epidemioescobar


jueves, 9 de octubre de 2014

10 cuestiones sobre el Ébola en España - Epidemiologiaescobar

Desde el pasado mes de marzo, la enfermedad hemorrágica del Ébola es noticia en todo el mundo. Y ahora la atención se centra en España, donde se ha registrado el primer caso de contagio fuera del continente africano: una auxiliar de enfermería que había estado en contacto con los misioneros españoles repatriados a nuestro país por la enfermedad. Sin embargo, los especialistas hacen un llamamiento a no sucumbir al pánico. Saber qué causa el virus del Ébola y cómo se contagia son algunas de las cuestiones cuyas respuestas pueden aportar tranquilidad a los ciudadanos. El siguiente artículo contesta a estas y a otras preguntas acerca de la enfermedad.

1. ¿Qué causa la enfermedad del virus del Ébola?

La fiebre hemorrágica del Ébola la provoca un virus de la familia Filoviridae, del cual se han identificado hasta ahora cinco tipos. Cuatro de ellos producen la infección en las personas: virus del Ébola-Zaire, virus del Ébola-Sudán, virus del Ébola-Costa de Marfil y el virus del Ébola-Bundibugyo. El quinto serotipo, el Ébola-Reston, ha ocasionado la enfermedad grave en primates, pero en humanos, de momento, solo se conocen algunos casos de infección sin síntomas.

2. ¿Cómo se contagia el virus del Ébola?

El virus se contagia a través del contacto directo con carne de animales salvajes (monos, chimpancés, murciélagos y antílopes que provienen de la caza), de fluidos corporales (sangre, saliva, semen, sudor, orina o vómitos) de una persona enferma o mediante material contaminado, como agujas. No se transmite por el aire -a diferencia del virus de la gripe- ni por el agua.

3. ¿Cuándo aparecen los primeros síntomas?

Después de resultar infectada por el virus del Ébola, la persona pasa por un periodo de incubación que va de los 2 a los 21 días, y surgen los primeros indicios. Hasta que los síntomas no se presentan, los afectados no transmiten la infección. El riesgo de contagio es mayor a medida que evoluciona la enfermedad, siendo los pacientes en estado terminal los que mayor carga viral tienen.

4. ¿Cuáles son los síntomas de la infección por el virus del Ébola?

El virus se contagia por contacto directo con carne de animales salvajes, fluidos corporales de una persona enferma o por material contaminado
La infección tiene un inicio brusco con fiebre alta, escalofríos, dolor muscular generalizado, dolor abdominal, diarrea, fatiga extrema, cefalea y dolor de garganta. Este conjunto de síntomas guarda mucha similitud con el inicio de muchas enfermedades víricas.
Cuando la infección avanza, el afectado sufre vómitos, diarrea y disfunción hepática y renal; algunos también sangrado por ojos, nariz y oídos, aparición de moretones sin causa aparente y hemorragia gastrointestinal, además de hinchazón genital, erupción cutánea hemorrágica, paladar con apariencia roja y sensación de dolor en la piel. Por último, fallo multiorgánico y shock.

5. ¿Quiénes tienen más riesgo de contagio?

En España, solo el personal sanitario a cargo de los pacientes afectados o bajo sospecha de tener la infección es población de riesgo, es decir, quienes están al cuidado directo de la persona afectada. Los especialistas insisten en que España no es un país afectado y que no tiene huéspedes naturales del virus que es, en principio, un tipo de murciélago africano (murciélagos frugívoros de la familia Pteropodidae).

6. ¿Cómo se puede prevenir la infección?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. recomiendan unas medidas de protección para las personas que se encuentren cerca de una zona afectada por un brote de Ébola o para quienes tengan que viajar a una de ellas: lavarse las manos con frecuencia; evitar el contacto con cualquier fluido corporal de cualquier persona pero, sobre todo, de los afectados; no tocar el material que haya podido entrar en contacto con sangre u otros fluidos de una persona o de un cadáver infectado; no tocar el cuerpo de una persona que haya fallecido por la infección; no acudir a los hospitales donde están las personas infectadas; y no mantener relaciones sexuales con una persona enferma o con quien haga menos de siete semanas que se haya recuperado de la enfermedad. Además, se insiste en no tocar murciélagos ni primates, ni sus fluidos corporales, ni vivos ni muertos, ni tampoco consumir su carne cruda o poco cocinada.

7. ¿Cómo se diagnostica la enfermedad del virus del Ébola?

Ante un posible caso, primero se descartan otras enfermedades, como malaria, fiebre tifoidea, meningitis y hepatitis, entre otras. La infección por el virus del Ébola se confirma con un análisis de sangre, en el que se realizan la prueba de inmunoadsorción enzimática (ELISA), detección de antígenos, de seroneutralización y la prueba de reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR) y aislamiento del virus mediante cultivo celular. Otras determinaciones, como el hemograma, aportan información del estado del paciente.

8. ¿Tiene tratamiento la fiebre hemorrágica del Ébola?

No. De momento, no tiene vacuna ni tratamiento específico. El tratamiento persigue controlar los síntomas que van surgiendo y mantener el equilibrio de fluidos y electrolitos, la oxigenación y la presión arterial, además de poner freno a cualquier infección que pueda aparecer. Los pacientes graves precisan cuidados intensivos.

9. ¿Qué pasa con los animales domésticos infectados?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca en su web que la limpieza y desinfección con hipoclorito sódico u otros detergentes de las granjas de cerdos y monos es eficaz para inactivar el virus. También apunta que ante una sospecha de brote, hay que poner en cuarentena las instalaciones. Incluso afirma que para disminuir el riesgo de transmisión al ser humano puede ser necesario sacrificar a los animales infectados, siguiendo un estrecho control de la inhumación o incineración de los cadáveres.
No obstante, no se detalla lo que sucede con los animales domésticos, como los perros, cuestión que ha suscitado numerosos comentarios en las redes sociales. Por otro lado, hay expertos que declaran que si se diera el caso y siguiendo todas las medidas de aislamiento, contar con un ejemplar contagiado vivo sería de gran valor científico.

10. ¿Qué sucede con los fármacos en estudio?

A pesar de las noticias de que algunos fármacos y las vacunas en estudio muestran resultados prometedores, ninguno se ha experimentado en personas ni están aprobados por las autoridades sanitarias, y todo apunta a que no habrá ninguna vacuna disponible antes de 2015. En España, la Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad mantiene el contacto con instituciones internacionales para acceder a los fármacos experimentales reconocidos por la OMS.